¿Por qué soy ateo?

Prendo la televisión y veo un comercial sobre un nuevo producto maravilloso. Un cepillo para el pelo que tiene unas lucecitas que harán que la calvicie desaparezca y el pelo vuelva a crecer. A todas luces es descabellado, un "engaña-tontos", pero dicen que está comprobado científicamente (aunque no dicen quién lo ha comprobado científicamente), muestran unos gráficos de computadora, farfullan palabras complicadas que la gente normal toma como salidas de expertos en la materia. Quienes tienen pereza mental se tragan el cuento, no se cuestionan, no se preguntan un por qué o un cómo y para ellos el mero hecho de que el cepillo haya salido en un comercial es prueba irrefutable de que funciona. Jamás se les pasará por la cabeza que un grupo de gente haya planeado cada detalle de engaño.

Bueno, en la metáfora, el "cepillo-engaña-tontos" se llama "DIOS" y el comercial con sus dizque comprobaciones científicas, sus palabras complicadas y su parafernalia se llama "BIBLIA" y los que no se molestan en preguntarse por qué o cómo o cuándo y aceptan lo que a todas luces es una estafa (porque tienen pereza de pensar por sí mismos) se llaman "CREYENTES".

Piénsenlo por un momento: quienes creen en "Dios" (si tú eres una de esas personas que cree en el amigo imaginario sentado en unas nubes) ¿se han atrevido alguna vez a cuestionar su existencia?, ¿han puesto su fe a una prueba intelectual severa (no a pruebas de autoflagelación o penitencias, que lejos están del uso de la razón)?, ¿han leído con minuciosidad la biblia y han notado que la imagen de su dios es algo mucho más sanguinario y asqueroso que el mismo Hitler? La respuesta es no. De hecho, porque de haberse planteado esas situaciones ya no serían creyentes. Porque creer implica tenerle terror a cuestionar, escapar de la razón como de un peligro de muerte. El creyente prefiere negar, atacar a la ciencia de blasfemia y a quienes piden pruebas de paganos. Pero, ¿alguna razón?, ¿algún argumento hay detrás de todo eso? Ninguno, solo frasecitas repetidas de generación en generación.

Vamos por partes. La religión nace en los primeros albores de la humanidad ante la imposibilidad de explicar fenómenos desconcertantes como el clima, los desastres naturales, la muerte, el origen del mundo, etc. Aparecieron, entonces, algunos individuos lo bastante astutos para idear historias o para encontrar patrones en ciertos fenómenos. Eso evoluciona luego a la figura del sacerdote que, ¡oh maravilla!, es el único autorizado para comunicarse con "el dios". Nadie más que él puede comunicarse con la divinidad, y si los simples mortales quieren hacerlo, debe ser a través de él, haciendo los pagos correspondientes (que conveniente). Con el tiempo los sacerdotes se convirtieron en la clase dominante y, si tenemos algo de cerebro, debemos preguntarnos por qué las primeras sociedades fueron teocráticas. ¿No es obvio?

Es de echarse a morir de risa y de vergüenza ajena cuando algunas personas dicen a los niños que los dioses de otras culturas son el mismo dios de la biblia pero con otro nombre. ¿Es que se puede ser tan ignorante sin sufrir un agudo daño cerebral? Creo que no. En el colegio y en casa, padres y maestros intentan inculcar en los niños y adolescentes la creencia en su dios basándose en el miedo y en amenazas. Atormentar a un niño con imágenes mentales de los castigos de Dios, con las visiones del apocalipsis, del juicio final, de que los malos se quemarán por siempre es propio de un enfermo mental. (yo no metería esas imágenes de horror en la cabeza de mi hijita, sería un desgraciado) Eso sí, todo sazonado con un castigo eterno a quién se atreva siquiera a cuestionar la palabra de dios. Y si nos atenemos a lo que dicen los creyentes, la palabra de dios está en la biblia y, valgan verdades, la biblia es quizás el peor libro de la historia. No tiene un hilo argumental, se contradice a cada dos páginas y el dios que es todo amor no es más que un genocida al que le encanta matar niños y mujeres. Si un hombre fuera capturado por esos delitos, recibiría todo el repudio de la sociedad. Pero a su dios, por el mismo delito, multiplicado miles y millones de veces, le hacen altares y se consagran a él.

A veces tocan a la puerta esos tipos con su vestimenta de nerds y su biblia en la mano, repitiendo de paporreta lo que les enseñaron, sin la mínima capacidad de razonamiento propio, solo mecanizados como grabadoras. Acostumbro a mandarlos a rodar, pero en un par de ocasiones (bastante joven yo) accedí a hablar con ellos cuando mi "fe" (sí, era creyente, y mucho, de adolescente) estaba tambaleando y corría el riesgo de volverme ateo. Creí que ellos, que siempre predican la palabra del señor, podrían orientar mis dudas. Pero sus respuestas fueron (y son) tan tontas, tan mecanizadas como un loro repitiendo algo sin saber lo que significa, que más bien me ayudaron a descreer. Si no me creen, hagan el intento, solo por divertirse. Acá van algunas preguntas:

  • ¿Por qué el Antiguo testamento y el nuevo se contradicen tanto?, ¿no son parte de la misma palabra de dios?
  • ¿Por qué Jesús vino a traer un mandamiento nuevo? ¿se le olvidó uno a dios?, o sea ¿dios no era perfecto?
  • ¿Por qué a partir de Jesús se habla del amor al prójimo y del perdón mientras que en todo el antiguo testamento se habla de venganza y de muerte? ¿Es que dios se aburrió de matar niños, mujeres y ancianos?
  • ¿Por qué, si dios nos ama tanto, envió a su hijo a salvarnos, a que lo azoten, le arranquen la piel y lo crucifiquen? ¿Que padre no sería un excremento moral si hace eso con su hijo?
  • ¿De qué pecado nos vino a salvar Jesús? Y si nos salvó (supuestamente) ¿Por qué siguen diciendo que todos venimos con el pecado original?
  • ¿Cuándo es la segunda venida de Jesús?
  • ¿Por qué dios ordena matar niños y mujeres?
  • ¿Por qué la iglesia le tiene tanto miedo a la ciencia?
  • ¿Jesús era homosexual?
  • Si somos imperfectos, ¿por qué es nuestra culpa y no de quien nos creó?
  • Si dios es perfecto, ¿como su creación puede ser imperfecta? ¿Acaso la idea de perfección no es absoluta?, o sea ¿se puede ser perfecto a ratos e imperfecto a ratos?
  • ¿Por qué no están los dinosaurios en la biblia?
  • ¿Por qué la iglesia atacó con fiereza a Darwin cuando hoy se sabe que él tenía razón?
  • ¿Por que los jefes de la iglesia (sea cual sea la iglesia) viven en la opulencia?
  • ¿Por qué existen tantas religiones y se odian tanto? ¿no creen en el mismo dios que les recomienda amarse los unos a los otros?
  • ¿Por qué para la religión el sexo es impuro si es por el sexo que existimos todos? ¿Y si sabemos bien que las mayores aberraciones sexuales de la historia se han ejecutado dentro de la privacidad de la iglesia (como las violaciones a niños)?
  • ¿Por qué para la religión, cuestionar la palabra de dios es pecado?
  • Si dios es perfecto, ¿como un subordinado suyo pudo convertirse en su máximo antagonista?
  • Por qué la iglesia ha cometido tantos crímenes en la historia.
  • ¿Por qué en los tiempos de la biblia se veía tan seguido a dios y hoy solo se ve en el pan tostado o en las manchas de las puertas? Por cierto, en mi pan tostado yo vi al rey león. ¿Eso significa que Simba existe?

Tengo más, muchas más, pero no quiero cansar a nadie. Estoy seguro que en los comentarios añadirán más preguntas ingeniosas. Aunque, me imagino, muchos fanáticos chupacirios estarán diciendo "ampay, me salvo", en mi religión no tocamos puertas con la biblia en la mano. ¿Y qué?, contesta esas preguntas entonces. Esto le cae a todos. Porque, en cierta parte de nuestras vidas, empezamos a cuestionar lo que nos rodea, a cuestionarnos a nosotros mismos, a nuestros padres, a nuestros maestros, a lo que hemos aprendido. Y es parte de nuestro desarrollo y de nuestra identidad. Es imprescindible que un ser humano tenga capacidad de discernir lo bueno de lo malo, lo cierto del engaño. Algunos niños lloran todavía al enterarse que Papanoel no existe, pero al final lo aceptan. Que lástima dan los adultos que no llegan ni al nivel de madurez de esos niños porque se aferran a su amigo imaginario que los mira desde el cielo.

En el colegio me contaban como Santa Rosa de Lima tuvo una visión de dios. Y supuestamente esa es una prueba irrefutable de que dios existe. A ver, ¿quien no ha creído ver a alguien que ama cuando no lo tiene? (una madre que nos dejó, por ejemplo). Es normal. Pero si a eso le sumamos que la susodicha no comía, no dormía y se flagelaba, es obvio que va a alucinar. Sino pregúntenle a cualquier médico.

Pero me estoy desviando. ¿Por qué soy ateo? La razón es tan curiosa que resulta ridícula: soy ateo porque de adolescente me volví tan creyente que decidí leerme la biblia de cabo a rabo (error). Me había leído bastantes libros para esa edad, así que no me espantaba la idea de enfrentarme a uno tan voluminoso como la biblia. Entonces comencé. Grave error. La biblia me volvió ateo. Leer los métodos sanguinarios de dios, su comportamiento de niño berrinchudo, sus venganzas sádicas y su sed de sangre que dejarían como niños de pecho a los más grandes asesinos de nuestra historia, me hizo huir espantado de esa creencia anormal.

Luego leí historia y descubrí como la religión occidental se convirtió en lo que es hoy; supe los métodos nada gratos que usó la Iglesia para conseguir el lugar que hoy tiene. Aprendí de guerras religiosas y del daño que le han hecho a la humanidad. Me enteré como rechazaban el progreso y cómo asesinaban personas que, por sus descubrimientos, eran considerados herejes. Por último, aprendí que la mayor prueba de que dios no existe es la fe. Aunque no lo conciban los creyentes. La fe, el bastión más importante de su creencia es justamente la prueba de que su dios no existe. Por una razón muy sencilla: para creer necesitas tener fe, mucha fe. Y la fe, no es otra cosa que creer a ciegas, sin cuestionar, sin preguntarte por qué, estás totalmente prohibido de usar tu raciocinio para encontrarle una lógica. Si te piden que creas en algo solo porque sí, es justamente porque ese algo no existe. Cree, no cuestiones, compra nuestro maravilloso cepillo que hará crecer tu pelo. La prueba de que es verdad es que yo lo digo. No necesitas más pruebas, solo créeme.

Categoría: